Kabalo, 5 desembre 2004

Kabalo, 5 desembre 2004

3 de November de 2020 Off By Francesc Box

Karibu Congo, bienvenido al Congo en ki-swahili.

Llevo sólo dos semanas en este país, mitad en capital y mitad ya en el proyecto, pero han sido unos días intensos con multitud de sensaciones y cosas nuevas.
La primera semana en Goma, donde tenemos el equipo de capital, fue intensa porque al no tener a la persona a la que voy a sustituir aquí ya acabé su contrato y está en Barcelona) me tuvieron que hacer el traspaso en Goma. Podría escribir 2 hojas enteras sólo con lo que pasó esa semana (pérdida de maletas en Nairobi, el avión de la Cruz Roja que nos llevaba a Goma salió 2 horas antes de lo previsto,……), pero todo eso ha quedado pequeño al lado de lo que he vivido aquí en Kabalo, así que no me extenderé mucho. Lo más impresionante fue cuando me metí con mi Coordinador Logista bajo una Toyota de casi 3 toneladas para revisar todas las partes del motor, cómo cambiar los diferentes líquidos y depósitos e incluso cómo cambiar las pastillas del freno. Acabamos sucios y cubiertos de grasa pero valió la pena. Vamos, que a la vuelta me voy a ahorrar un montón de pasta en mecánicos jejejejeje

Yo tenía que volar a finales de la semana del 21 para Kabalo, el proyecto, pero pasaron unos cuantos incidentes de seguridad que lo complicaron todo. Por un lado los pilotos de la compañía aérea que nos tenía que traer tuvieron la brillante idea de ir a pasear en barca a una zona controlada aún por un general rebelde (hay que recordar que Goma está en la antigua zona rebelde). Los soldados les dieron el alto pero ellos no pararon, así que les dispararon e hirieron a uno de ellos, con lo cual suspendieron algunos vuelos. Por otro lado una columna de unos 200 soldados ruandeses (frontera con Congo) entraron en este país y se quedaron a unos 25 kilómetros de Goma. Los cascos azules dijeron que los tenían controlados, pero las cosas tampoco estaban claras. Estos dos países siempre han estado a la greña y se teme que en cualquier momento vuelva a saltar la chispa.
Pero bueno, finalmente se encuentra una solución: el lunes 29 tomamos todo el equipo una barca que cruza una parte del lago hasta Bukavu, también en la zona rebelde pero más calmada, y al día siguiente volamos en un avión de la Cruz Roja hasta Kabalo. He dicho que cruzamos parte del lago pero en total son 3 horas de travesía. Ese lago es una pasada, parece un mar. Al fin y al cabo estamos en la mítica región de Los Grandes Lagos. El paisaje es increíble y creo que solo en ese trayecto ya hice más de 20 fotos jejejeje

Pues nada, al final todo va bien y el avión sale puntual al día siguiente. El camino al aeropuerto fue un poco accidentado, porque había llovido durante la noche y tardamos una hora en hacer unos 20 kilómetros. Además nos cruzamos con mogollón de militares que nos pedían dinero y tabaco. Lo más chungo fue cruzarnos con un grupito que llevaban un lanzacohetes (cargado al hombro) y un tubo lanzagranadas. Glups!! Pero esto es lo normal en este país. El peligro no es la guerra, sino que hay mucho loco suelto con un arma cargada encima y sin nada que perder.
Pero bueno, al final despegamos y al cabo de 3 horas llegamos a Kabalo. La llegada desde el aire es impresionante, porque para orientarse hacia la pista de aterrizaje tomamos como referencia el Rio Congo. La vista de ese rio desde ahí arriba es in-creíble. Es un rio mítico, por el que navegaron multitud de exploradores, entre ellos Stanley. Tomar conciencia de que ahora eres tu el que está aquí es sobrecogedor.

Al final aterrizamos en el “aeropuerto”. Lástima que no podamos hacer fotos, porque es para enmarcarla. Es un edificio medio en ruinas en el que habitan un par de militronchos. Hace un calor horrible, y nos dicen que aún no hemos llegado al clímax de la época de lluvias y, por tanto, al máximo de calor.

Ahora os hablaré un poco de Kabalo. Es un pueblo que está a la ribera del Rio Congo, y que durante la guerra estuvo justo en la línea de frente, marcada por el mismo rio, y enclavado en la zona rebelde. La zona de salud de Kabalo, que es la que nuestro proyecto cubre, tiene una extensión de 15.800km cuadrados (es decir, como toda Catalunya), con sólo unos 200Km de pistas transitables y UN SOLO hospital (en el que estamos nosotros) para toda la población de ese territorio. Y luego nos quejamos que el ambulatorio nos queda a 6 calles de casa!!!!

El pueblo de Kabalo es, y dicho por gente misma de MSF, el culo del mundo. En nuestra casa no hay agua corriente, no tenemos luz (solo cuando el generador funciona unas horas al día) y el resto del tiempo vamos con linternas y velas (mu romántico), la cocina está en la terraza y va con carbón (no sabéis lo que tarda hacer una cafetera jejeje). Como el agua de los depósitos no tiene presión suficiente para llenar las cisternas del lavabo, vamos con cubos de agua que llenamos o bien del depósito o bien del agua de lavar, porque aquí se recicla todo, y el agua con la que lavamos los platos o nos lavamos las manos es ideal para echar por el lavabo. El compound (recinto vallado donde vivimos) tiene una casita que es oficina y 3 habitaciones, otra casita que es la maison donde duermen 3 expats más y donde comemos y charlamos, y un anexo que era un antiguo garaje y donde han habilitado 2 habitaciones. Una de estas es la mía. Tampoco tiene luz, el techo es de uralita metálica con lo que hace un calor de muerte, para ir al lavabo o a ducharme tengo que coger la linterna y salir fuera hasta la casa, por la noche se oyen las ratas corriendo por encima del techo,……. pero es genial!! Jejejejeje Las condiciones de vida, todo y que los expats somos unos privilegiados, son duras, pero se compensa al 1000 por 1000. Desde mi cama, si miro por la ventana veo el cielo estrellado de África. Alguien lo ha visto alguna vez? Es el cielo más bonito que he visto en mi vida. Aquí no hay ningún tipo de contaminación, ni lumínica ni de polución (ventajas de vivir en la edad de piedra), así que este cielo de noche es una pasada, y dormirse viéndolo es una de las experiencias más bonitas que existen. Compensa el extremo calor que estamos teniendo estos días. Vamos todos deshidratados, medio “colgados” y bajos de presión por el calor y mentalizándonos porque esto aún no ha empezado.

En cuanto a la comida, pues aquí se consigue lo básico: arroz, alguna verdura, pollo, cabra y pescado del rio. El resto, como leche, azúcar, jabón,… nos lo traen por avión desde la capital una vez al mes. El pan es recién hecho porque lo hace nuestra cocinera, que por cierto el otro día nos ofreció un manjar: termitas fritas jejejeje El día anterior había habido una plaga de termitas voladoras (los expats nos entretuvimos matando unas cuantas) y al día siguiente nos las sirvió fritas. No están nada mal, son como gambitas pequeñas y crujientes jejejejejeje

Aún no he podido visitar el hospital ni el centro nutricional donde tenemos a los niños ingresados porque he tenido una semana de locos, pero por ahora ya me he ido a la brousse (la selva profunda, en francés, y como llamamos aquí a las zonas inaccesibles) y he visto las condiciones de vida de esta gente fuera del núcleo de Kabalo. Tardamos 3 horas en hacer unos 70Km, e incluso tuvimos que pararnos a cortar troncos de árboles para que pudiera pasar el coche. En la brousse la gente vive con lo mínimo: chozas de adobe (los más afortunados) o de paja, y con sólo una pieza de ropa. Es impresionante lo poco que tienen aquí y lo mucho que derrochamos nosotros.
El país es increíble, la luz (el sol es más directo que en Europa), los colores, la vegetación, el mirar a lo lejos y ver la mítica sabana africana,…. Y es triste ver como la gente de este país ha estado tan machacada por los blancos. La gente que trabaja para nosotros, sobretodo en Goma, la capital, está bajo la losa de años y años de dominación blanca. En Goma los que se encargan de las tareas de la casa nos hacían una reverencia al pasar nosotros, incluso uno se puso firme y dándome la espalda para no mirarme a la cara mientras yo pasaba, o se ponen a hacer reverencias con los brazos al costado para que pases tu primero,…. Es muy fuerte, no se sabe cómo reaccionar.
Este país es riquísimo en diamantes, minerales, oro,… y está hecho una mierda. La gente es más pobre que una rata, es el 3er país más grande de África y, como os he dicho antes, sólo tiene un hospital para cubrir una zona como Catalunya. Años y años de colonización blanca, más una corrupción interna endémica, han hundido a este país en la más pura miseria, sólo para poder robar tranquilamente mientras por otras zonas ricas en petróleo vamos defendiendo la libertad de los valores occidentales.

Bueno, me ha salido un final un poco reivindicativo, pero a cualquier persona con un mínimo de decencia se le removerían los esquemas al ver esto, pero la gente de este país es maravillosa, y ese es el principal potencial del Congo. Por un incidente de seguridad tuvimos que evacuar el proyecto 2 meses, y ahora a nuestra vuelta, la gente nos ha recibido como si fuéramos de la familia. Al llegar aquí el primer día nos esperaban los trabajadores locales de msf todos vestidos con sus mejores galas, toda la casa engalanada con flores, e incluso nos dedicaron una canción. Y ayer sábado nos prepararon una comida de lujo en la que incluso mataron una cabra en nuestro honor. Y no quisieron que pagáramos nada!!! Lo pusieron todo ellos de “su bolsillo”. Fue muy emocionante, incluso con discursos (aquí la gente es muy ceremonial, herencia de la dominación belga).
Momentos como los de ayer, y ver a los chavales por la calle que vienen a saludarte y a cogerte de la mano, son los que hacen que la dura vida de aquí se vea compensada día a día.